“Cada proyecto es el comienzo de una aventura” Arquitecto Jean Nouvel - El blog de la innovación
Concepto de Expertos

“Cada proyecto es el comienzo de una aventura” Arquitecto Jean Nouvel

La revista Concepto se adentró en el icónico universo del arquitecto Jean Nouvel, su forma de concebir un proyecto es fascinante. Innovador, controversial, inconformista, irreverente y apasionado activista cultural y político son las características que mejor definen la personalidad al arquitecto francés Jean Nouvel. La visión de diseño de este premio Pritzker de arquitectura 2008 es diversa y heterodoxa, pues aunque cada uno de sus proyectos maneja un lenguaje propio y estructuras con formas muy originales, todas sus obras tienen en común el juego entre la iluminación y las transparencias, así como la forma armoniosa de integrarse con el entorno urbano.
No en vano Nouvel afirma que para crear sus obras se inspira en temas tan disímiles como el cine, la moda, el deporte, el arte y la publicidad.

Revista Concepto: ¿Prefiere trabajar solo o en equipo?
Jean Nouvel: Me gusta discutir sobre arquitectura con mis amigos, porque trabajo con muchos consultores y asesores. Por eso siempre intento encontrar el equipo adecuado para hacer cosas diferentes en cada edificio que diseñamos.

R.C: ¿Dónde prefiere idear sus proyectos?
J.N: Tengo diferentes partes… en mi cama, en un restaurante, en el escritorio de mi oficina, en las grandes reuniones. Así como discutir en equipo es importante para mí, también lo es el tiempo que paso solo y en silencio. Paso mucho tiempo en silencio.

 

 

R.C: ¿Pero usted es un investigador del entorno social y urbano de sus obras?
J.N: Sí, y mi investigación gira siempre alrededor de la idea de especificidad, pues no me gusta repetir el mismo lenguaje de diseño o hacer la misma arquitectura en cada ciudad. Siempre busco buenas razones para dar personalidad propia a cada uno de mis edificios. La forma y la luz son los conceptos que da significado a mi arquitectura.

R.C: ¿Cuál es la principal consideración que hace sobre el lugar donde se arraigarán sus proyectos?
J.N: Pienso que es importante entender que cada zona está en una etapa de constante mutación. Pero también hay que tener en cuenta que hay una continuidad geográfica e histórica. Por eso prefiero proyectos que inicien con la idea de adaptarse a la evolución del espacio circundante, en lugar de desconectarse del contexto. Mis proyectos respetan el espíritu de su ubicación y el deseo de la gente, así como la esencia de los edificios que los precedieron.

 

 

R.C: ¿Cómo emparenta su forma de ver la arquitectura y el proceso creativo?
J.N: Es muy cierto que existe el deseo de analizar y comprender el mundo. Pero esto no debe impedirnos expresar algo, inventar, y en ese sentido la utopía es parte fundamental de nuestro trabajo. Creo que ahora con la repetición de los mismos edificios en todo el mundo, el mundo se ha vuelto cada vez más pequeño. Por eso pienso que tenemos que evolucionar, y si es posible crear nosotros mismos las diferencias.

R.C: ¿Para usted qué significado tiene cada proyecto que emprende?
J.N: En mi opinión, cada proyecto es el comienzo de una aventura, y a veces no sé adónde voy. Es decir que no empiezo con una idea preconcebida. Siempre inicio con la esperanza de que el lugar, la experiencia y la gente con la que me voy a encontrar en ese momento van a aportar algo completamente único al proyecto.

R.C: ¿Entonces esa es su forma de combatir al concepto de ‘clonación’?
J.N: Exacto. En este sentido, hay algo que ha empeorado la situación: el desarrollo de la tecnología de la información. Hoy en día, las directrices para la creación de cualquier tipo de proyecto están disponibles. Como resultado, puede diseñar un edificio en pocas horas basado en criterios predeterminados. No importa si son residencias, oficinas o centros comerciales. Usted selecciona de lo que ya existe, ajusta algunos elementos y se hace. Ciertos diseños carecen de pensamiento, planificación y amor en su producción. Son automatizados y diría que no tienen alma.