Arquitecto Richard Rogers | Un megaproyecto en Colombia llevará su sello
Concepto de Expertos

Arquitecto Richard Rogers | Un megaproyecto en Colombia llevará su sello

“Cada individuo debe tener derecho a un espacio público bien concebido. Considero que eso debería estar contemplado en la Carta de los Derechos Humanos”: Rogers. El diseñador de obras colosales, como el nuevo aeropuerto de Pekín (China) y el Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París (Francia), unió su experiencia y conocimientos al talento nacional del arquitecto Barranquillero Giancarlo Mazzanti.

Juntos serán responsables de que sobre el suelo de Bogotá se encumbren dos imponentes torres de 201 y 268 metros de altura, con un costo aproximado de US $ 550 millones, no en vano serán los edificios más altos de Colombia. “Atrio es un lugar para todos, donde se anima a la gente a reunirse, interactuar y socializar. A través de esta relación abierta con la ciudad y sus comunidades, esperamos que esta edificación cambie la percepción de la arquitectura y el espacio público en Colombia”, fueron las palabras de Nayib Neme , Presidente del Grupo A, principal inversor del proyecto. La revista Concepto conversó con el arquitecto Rogers sobre su primer trabajo en Colombia y también opinó sobre otros temas. Revista Concepto: ¿Además de la renovación urbana y reinventar la arquitectura de Bogotá qué otros beneficios traerá Atrio? Richard Rogers: Será un potenciador de nuevos proyectos comerciales y de negocios, ayudará a incentivar el turismo, y mejorará el transporte y la cultura pública de la ciudad.

 

R.C: Usted le ha dado gran importancia al espacio público.
R.R: Es algo fundamental. Atrio gozará de 10.000 m² de espacio público, que constituyen las dos terceras partes de toda el área del lugar. El espacio público contribuye al civismo y a crear cultura ciudadana.

R.C: No solo en este, es evidente que en sus proyectos las zonas comunes son una prioridad.
R.R: Claro, pues cada individuo debe tener derecho a un espacio público bien concebido. Considero que eso debería estar contemplado en la Carta de los Derechos Humanos. Todo el mundo debería poder ver un árbol desde su ventana y tener cerca de su casa bancos para sentarse y parques cercanos.

R.C: ¿En su metodología de trabajo usted da prioridad al querer y sentir de sus clientes, cómo ha tenido éxito al respecto?
R.R: En cada trabajo nos aseguramos de satisfacer los requisitos de nuestro cliente. Por ejemplo, para los proyectos que desarrollamos en Taiwán, el Feng Shui fue un elemento esencial que tuvimos en cuenta para los diseños. Por eso mantuvimos una estrecha relación con los clientes, con el objeto de garantizar que todas aquellas condiciones se plasmaran en las edificaciones.

 

 

R.C. ¿Su experiencia en el diseño de aeropuertos que le ha enseñado?
R.R: Que es fundamental aprovechar el poder de la luz natural. Por ello incorporamos ventanas muy grandes que faciliten el tránsito de la gente, que le muestren hacia dónde se dirigen; y también es importante el manejo de la acústica para que se amortigüe el ruido de cientos de personas caminando y trabajando. Desde el punto de vista de la arquitectura ese es un modo de empezar a crear una experiencia de vuelo más agradable.

R.C. Eso que menciona lo podemos ver en la terminal T4 del aeropuerto de Barajas de Madrid, uno de sus diseños.
R.R: Exactamente. En Barajas hemos diseñado un espacio generoso con mucha luz natural para revelar todas las zonas del edificio, y para garantizar a los viajeros que están al tanto de la hora del día que es.

R.C: ¿Cuáles son los conceptos más importantes que ha aplicado en todos sus años de trayectoria?
R.R: Ya son muchos años. La práctica me ha enseñado a aplicar unos principios básicos: el interés público, la flexibilidad, la sostenibilidad, el trabajo en equipo y a ver las ciudades y los proyectos en el contexto real que los rodea, es decir en su dimensión social. Estos principios nos han sido útiles para crear edificios que encajan en el medio ambiente urbano y que proporcionan alegría y emoción a las personas. Para mí la experiencia positiva del usuario debe ser lo primero.

R.C: ¿Si en este momento hace un recorrido mental por todo lo que ha hecho alrededor del mundo, cómo se siente?
R.R: (Risas). Estoy orgulloso de todo lo que se ha construido, y me siento orgulloso por el hecho de que vivo en una época en la que he podido hacer uso de mis habilidades

 

Comparte en redes sociales