Lord Norman Foster Arquitecto “Creo estructuras sensibles a su entorno” - El blog de la innovación
Concepto de Expertos

Lord Norman Foster Arquitecto “Creo estructuras sensibles a su entorno”

Lord Norman Foster es un hombre cuya fama lo precede, solo basta dar un vistazo a algunas de sus obras, repartidas en todo el orbe, para darse cuenta por qué tiene reservado un espacio de privilegio en la historia de la arquitectura mundial. Foster nació en Manchester, Inglaterra, en 1935. Una vez terminó sus estudios como arquitecto en esta ciudad, fue premiado con la beca Henry Fellowship para continuar su preparación en la Universidad de Yale, EUA, donde obtuvo una Maestría en Arquitectura. A partir de ahí la carrera de Norman Foster ha sido realmente prolífica.
Sus proyectos han deslumbrado al mundo. Desde transeúntes comunes, hasta críticos y expertos en arquitectura y urbanismo, se detienen a admirar sus edificios, en los que se destacan las formas muy elaboradas y donde el uso de la alta tecnología es una característica sobresaliente. Por eso, no es extraño que sus obras lo hayan hecho merecedor de no pocas distinciones entre las que se destacan la de Doctor Honoris Causa por el Royal College of Art de Londres, Reino Unido y Doctor Honoris Causa por la Universidad Politécnica de Valencia, España.

Además, en 1999, le fue entregado el galardón más valorado de la arquitectura, el Premio Pritzker, en virtud de 40 años de maravillas constructivas. Y en 2009 fue laureado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

R.C: ¿Cómo era su relación con la arquitectura antes de ser arquitecto?
Norman Foster: Cuando era más joven y trabajaba en Manchester, pasaba mucho de mi tiempo libre recorriendo la ciudad y contemplando sus edificios. Desde esa época me empecé a sentir muy atraído por ellos.

R.C: ¿Sigue aprendiendo o todo está aprendido?
N.F: Los distintos viajes y estudiar sobre los edificios y las ciudades es algo tan importante para mí en estos momentos como cuando estaba en la escuela de arquitectura. En ese sentido, todavía sigo siendo un estudiante

R.C: ¿Qué caracteriza a un buen arquitecto?
N.F: Una mente abierta, la buena energía, el apetito por el trabajo duro, la voluntad de explorar nuevas soluciones y sobrepasar los límites. El sentido del humor también lo considero útil. En Foster + Partners trabajamos de esa manera, por eso siempre nos sentimos motivados a dar nuestro mejor esfuerzo.

R.C: ¿Cuál es uno los problemas de la arquitectura moderna?
N.F: Creo que el problema es que los arquitectos hemos sido educados para pensar en los edificios en cuanto objetos individuales, sin mirar a la ciudad en su conjunto. Los espacios entre los edificios pertenecen a lo común. Yo sugeriría que el diseño de estos espacios es más importante que los edificios considerados individualmente.

 

R.C: ¿Qué opina de la evolución de la sostenibilidad en la arquitectura?
N.F: Las dos últimas décadas han sido testigos de los cambios en las actitudes públicas hacia la ecología y el consumo de energía. En muchos de nuestros proyectos nos hemos anticipado a esta tendencia y han sido pioneros en soluciones que utilizan fuentes de energía totalmente renovable, lo que limita el consumo de recursos naturales y ofrece una reducción drástica de la contaminación.

R.C: Tenemos entendido que en este aspecto su trabajo va más allá de las edificaciones.
N.F: Los ejemplos no se limitan a los edificios. En colaboración con la industria hemos creado una nueva generación de turbinas eólicas, sistemas de revestimiento que cosechan energía, incluso un vehículo eléctrico que funciona mediante energía solar.

R.C: ¿Por qué es tan importante para usted el lugar de trabajo?
N.F: Un espacio de trabajo debe ser un buen lugar para estar, debe atraer a la gente e invitarla a desear quedarse. Esto se traduce directamente en una mayor productividad, en ese orden de ideas la recompensa material también es importante.

R.C: En ese sentido ¿a qué llama usted pabellones democráticos?
N.F: En el trabajo es posible superar las divisiones. Por ello hemos desafiado los estereotipos sobre el personal de cuello blanco y cuello azul, y en lugar de separarlos los integramos. Es lo que llamo pabellones democráticos.

 

R.C: ¿Qué opina de la evolución de la sostenibilidad en la arquitectura?
N.F: Las dos últimas décadas han sido testigos de los cambios en las actitudes públicas hacia la ecología y el consumo de energía. En muchos de nuestros proyectos nos hemos anticipado a esta tendencia y han sido pioneros en soluciones que utilizan fuentes de energía totalmente renovable, lo que limita el consumo de recursos naturales y ofrece una reducción drástica de la contaminación.

R.C: Tenemos entendido que en este aspecto su trabajo va más allá de las edificaciones.
N.F: Los ejemplos no se limitan a los edificios. En colaboración con la industria hemos creado una nueva generación de turbinas eólicas, sistemas de revestimiento que cosechan energía, incluso un vehículo eléctrico que funciona mediante energía solar.

R.C: ¿Por qué es tan importante para usted el lugar de trabajo?
N.F: Un espacio de trabajo debe ser un buen lugar para estar, debe atraer a la gente e invitarla a desear quedarse. Esto se traduce directamente en una mayor productividad, en ese orden de ideas la recompensa material también es importante.

R.C: En ese sentido ¿a qué llama usted pabellones democráticos?
N.F: En el trabajo es posible superar las divisiones. Por ello hemos desafiado los estereotipos sobre el personal de cuello blanco y cuello azul, y en lugar de separarlos los integramos. Es lo que llamo pabellones democráticos.

R.C: Para terminar ¿Cuál es su misión como arquitecto?
N.F: Mi misión es crear una estructura sensible a la cultura y al clima de su entorno. Nuestros edificios siempre han sido impulsados por la creencia de que la calidad de nuestro entorno influye directamente en la calidad de nuestras vidas.

 

Algunos de sus proyectos

Swiss Re HQ, 30 St Mary Axe
Londres, Inglaterra
Primer rascacielos londinense ecológico, el cual emerge para resaltar el panorama urbano de la ciudad. Propuesto a partir de un profundo análisis técnico, arquitectónico, social y espacial. Acoplado a un trazado urbano radial, este edificio proyecta sus cerramientos y cubiertas a partir de una estructura diagonal (forma triangular) la cual permite el uso de la planta libre, la luz y visuales.

Estadio de Wembley
Londres, Inglaterra
El nuevo estadio de Wembley tiene cuatro veces la altura del estadio original, cubriendo el doble del área y con capacidad para 90.000 espectadores. Es catalogado el escenario futbolístico más grande del planeta. El foco de atención lo genera su cubierta movible, la cual es soportada por un espectacular arco de 133 metros de altura. Durante la noche la iluminación permite observar el arco desde cualquier lugar de Londres. Arquitecto asociado: HOK S+V+E.

Aeropuerto de Beijing
Beijing, China
El aeropuerto de Beijing es el más grande y avanzado del planeta, destacándose no solamente por su tecnología sino también por su excelente experiencia en el tráfico de pasajeros, eficiencia operacional y sostenibilidad. Este edificio acoge y se impone. Su arquitectura concibe un espacio simbólico. Su gran cubierta de forma aerodinámica, acompañada por su cuerpo de dragón, rescata no solamente el placer de volar sino también los colores y la simbología de la cultura oriental China.

 

Viaducto de Millau
Aveyron, France
El puente no solo expone su enorme y esbelta silueta en medio de un hermoso paisaje natural sino que también genera el menor impacto ambiental posible. Al encender sus luces en la noche su silueta proyecta una serie de focos luminosos, los cuales se organizan uno seguido del otro para generar la imagen de un trazado de luz en el horizonte. El viaducto de Millau ha sido elegido recientemente como una de las 12 obras de ingeniería más destacadas de los últimos 60 años. Dicho reconocimiento ha sido otorgado por la Academia Real de Ingeniería en honor al aniversario número 60 de la coronación de la Reina Isabel II. Arquitecto asociado: Chapelet-Defol-Mousseigne.

Foster + Partners
Es una firma fundada en Londres, Inglaterra, en 1967 por el arquitecto Norman Foster, la cual tiene oficinas en las ciudades más importantes del mundo. En las últimas cuatro décadas, la compañía ha sido artífice de una amplia gama de proyectos que comprende planes maestros urbanos, infraestructura pública, aeropuertos, edificios de oficinas y culturales, etc. Desde sus inicios, FOSTER + PARTNERS ha recibido más de 620 premios y menciones de excelencia y ha ganado alrededor de 100 concursos nacionales e internacionales.

Comparte en redes sociales